Cómo influir en la gente

Se mire como se mire, el éxito y el respeto vienen de la mano de otras personas, incluso de completos desconocidos. En el mundo actual es raro que el éxito se produzca en total aislamiento. No es de extrañar que algunas de las personas más exitosas y respetadas sepan un par de cosas sobre cómo tratar con los demás. La capacidad de comunicar e influir en la forma de pensar de los demás, y de transformar realmente sus opiniones, es una habilidad vital inestimable.

El obstáculo para conseguir esta habilidad en la vida es uno al que todo el mundo se enfrenta. La ira, el egoísmo y el orgullo van en contra de nuestro mejor juicio. La idea es volverse proactivo, trabajar hacia una resolución en lugar de hacia tus propios deseos básicos; los cuales estarán bajo fuego cuanto más entren en conflicto con otros deseos; y así sucesivamente, hasta que se cierre el círculo. Los desacuerdos echan más leña al fuego, hasta que ninguna de las partes es capaz de influir en la otra. Ser proactivo significa alejarse de la situación y examinarla desde un ángulo diferente. Lo más probable es que quieras salirte con la tuya simplemente porque, bueno, es tu manera. Considera el hecho de que la otra persona piensa lo mismo. Así que sé proactivo y negocia tú mismo para salir de una calle de sentido único que no te llevará a ninguna resolución; porque aunque consigas que la otra persona esté de acuerdo, ¿has influido realmente en su opinión?

Míralo de esta manera: “lo correcto” es “lo incorrecto”.

¿Cómo puede ser eso? El camino hacia el corazón de la gente, la forma de influir en sus opiniones, no es imponer tu voluntad sobre la suya. Primero tienen que ver la luz antes de alterar su modo de pensar. Aborda tu opinión como si fuera un método científico, sin el orgullo de tener razón. Es esa misma naturaleza posesiva la que crea desaprobación en la gente. Y, a menos que estés en un entorno científico o altamente técnico, enfoca la discusión como si tuviera múltiples resoluciones. Salga de sí mismo y únase al equipo.

La idea es influir en los demás, en lugar de limitarse a imponer tu voluntad. Vuélvete impersonal si es necesario; así podrás nadar en un mar de ideas y opiniones, sin riesgo de ser ofendido. Valora el problema, y no quién lo ha dicho. Una persona proactiva se preocupa más por la resolución que por la retribución. Queda por decir que hay otras variables en juego, y que “tu” punto de vista no es el único camino. Esto no significa que no se pueda estar en desacuerdo. Los desacuerdos son inevitables; pero hay un fuerte contraste entre un desacuerdo personal y un desacuerdo holístico. Lo más probable es que un desacuerdo holístico sea mucho más convincente, y más respetable, que uno personal. Porque cuando los asuntos holísticos adquieren una carga demasiado personal, se alejan de una resolución holística.

La capacidad de comunicarse con los demás no es tan vaga como parece. La capacidad de influir y de discrepar son los dos componentes principales de un líder nato. Porque tener “razón” sólo sirve para conseguir que la persona esté de acuerdo.

Un comentario

Deja un comentario