El presupuesto: la herramienta definitiva de gestión financiera

Un carpintero utiliza un conjunto de planos para construir una casa. Si no lo hiciera, el baño podría pasarse por alto.

Los científicos de cohetes nunca comenzarían la construcción de un nuevo cohete propulsor sin un conjunto detallado de especificaciones de diseño. Sin embargo, la mayoría de nosotros nos lanzamos a ciegas al mundo sin tener ni idea de finanzas y sin ningún plan.

No es muy inteligente por nuestra parte, ¿verdad?

Un plan de dinero se llama presupuesto y es crucial para alcanzar nuestros objetivos financieros.

Sin un plan, iremos a la deriva sin rumbo y acabaremos abandonados en un lejano arrecife financiero.

Si tiene un cónyuge o una pareja, deberían hacer este presupuesto juntos. Siéntense y averigüen cuáles son sus objetivos financieros conjuntos… a largo y a corto plazo.

A continuación, planifiquen la ruta para llegar a esos objetivos. Todo viaje comienza con un paso y el primer paso para alcanzar sus objetivos es elaborar un presupuesto realista con el que ambos puedan vivir.

Un presupuesto nunca debe ser una dieta de hambre financiera. Eso no funcionará a largo plazo. Asigne partidas razonables para la comida, la ropa, la vivienda, los servicios públicos y el seguro, y reserve una cantidad razonable para el ocio y algún que otro artículo de lujo. El ahorro debe ser siempre lo primero antes de cualquier gasto.

Incluso una pequeña cantidad ahorrada le ayudará a alcanzar sus objetivos financieros a corto y largo plazo. Puedes encontrar muchos formularios de presupuesto en Internet. Sólo tienes que utilizar cualquier motor de búsqueda que elijas y escribir “formularios de presupuesto gratuitos”.

Recibirás muchas respuestas. Imprime uno y trabaja en él con tu cónyuge o pareja. Los dos tendréis que estar contentos con el resultado final y sentir que es algo que podéis cumplir.

 

Un comentario

Deja un comentario