Mapa de vida: Una visión del éxito

El éxito es más que ganancias económicas, títulos y grados. La planificación del éxito consiste en trazar un mapa de todos los aspectos de tu vida. Al igual que en un mapa, tienes que definir los siguientes detalles: origen, destino, vehículo, mochila, puntos de referencia y ruta.

Origen:  Quién eres

Un mapa tiene un punto de partida. Tu origen es quién eres ahora mismo. La mayoría de las personas, cuando se les pide que se presenten, dirían: “Hola, soy Jean y tengo 17 años, soy estudiante de último curso de secundaria”. Eso no te dice quién es Jean; sólo te dice su preocupación actual. Para conocerte mejor a ti mismo, tienes que observar detenidamente tus creencias, valores y principios, además de tu situación económica, profesional, cultural y civil. Además, también puede reflexionar sobre sus experiencias para conocer sus rasgos buenos y no tan buenos, sus habilidades, sus conocimientos, sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Tras una introspección, Jean se dio cuenta de que estaba muy motivada, era generosa y estaba orientada al servicio, pero era impaciente. Su inclinación era el campo médico-biológico. Además, creía que la vida debía servir para algo y que las guerras eran destructivas para la dignidad humana.

Destino: Una visión de quién quiere ser

“¿Quién quieres ser?” esta es tu visión. Ahora es importante que te conozcas a ti mismo para que tengas una idea más clara de quién quieres ser; y de las cosas que quieres cambiar, ya sean actitudes, hábitos o puntos de vista. Si apenas te conoces, tu visión y tus objetivos para el futuro tampoco estarán claros. Tu destino debe abarcar todos los aspectos de tu ser: el físico, el emocional, el intelectual y el espiritual. Continuando con la historia de Jean, después de definir sus creencias, valores y principios en la vida, decidió que quería tener una vida dedicada al servicio de sus semejantes.

Vehículo: Tu misión

Un vehículo es el medio por el que puedes llegar a tu destino. Puede ser análogo a tu misión o vocación en la vida. En gran medida, tu misión dependerá de lo que conozcas de ti mismo. Basándose en la autoevaluación de Jean, decidió que era apta para ser médico y que quería serlo. Su vocación elegida fue la de médico. Describiendo plenamente su visión-misión: era vivir una vida dedicada a servir a sus semejantes como médico en zonas de conflicto.

Bolsa de viaje: sus conocimientos, habilidades y actitud

La comida, las bebidas, las medicinas y otras necesidades de viaje están contenidas en una bolsa. Aplicando este concepto a tu mapa de vida, también llevas contigo ciertos conocimientos, habilidades y actitudes. Éstas determinan tu competencia y te ayudan a alcanzar tu visión. Por lo tanto, es necesario que evalúes qué conocimientos, habilidades y actitudes tienes actualmente y qué necesitas adquirir en el camino. Esta doble evaluación le permitirá conocer sus hitos o medidas de éxito. Jean se dio cuenta de que necesitaba adquirir conocimientos y habilidades profesionales sobre medicina para poder convertirse en médico. Sabía que era un poco impaciente con la gente, así que se dio cuenta de que eso era algo que quería cambiar.

Hitos y ruta: Objetivos del S.M.A.R.T.

Los puntos de referencia confirman si estás en el camino correcto, mientras que la ruta determina el tiempo de viaje. Por lo tanto, al planificar tu vida, también necesitas tener puntos de referencia y una ruta. Estos puntos de referencia son sus medidas de éxito. Estas medidas deben ser específicas, medibles, alcanzables, realistas y limitadas en el tiempo. Por lo tanto, no puedes establecer dos hitos importantes, como obtener un máster y un doctorado en un periodo de tres años, ya que el número mínimo de años para completar un máster es de dos años. Volviendo a Jean como ejemplo, ella identificó los siguientes hitos en su mapa vital: completar una licenciatura en biología a los 21 años; completar medicina a los 27 años; obtener su especialización en enfermedades infecciosas a los 30 años; ser destinada a los hospitales públicos locales de su ciudad a los 32 años; y servir como médico en zonas devastadas por la guerra a los 35 años.

Anticiparse a los giros, desvíos y baches

El propósito de tu mapa de vida es minimizar las decisiones precipitadas e improvisadas que pueden hacerte perder el rumbo. Pero a menudo nuestros planes se modifican en el camino debido a algunos inconvenientes, retrasos y otras situaciones que escapan a nuestro control. Como en cualquier camino, hay giros, desvíos y baches así; debemos anticiparnos a ellos y ajustarnos en consecuencia.

Deja un comentario