¿Por qué es importante mejorar tu yo?

A veces, cuando todas nuestras dudas, miedos e inseguridades nos envuelven, siempre se nos ocurre la idea de “me gustaría ser otra persona”. La mayoría de las veces, pensamos y creemos que alguien o mejor dicho, la mayoría de la gente es mejor que nosotros.- cuando en realidad, el hecho es que la mayoría de la gente está más asustada que nosotros.

Ves a una chica totalmente llamativa sentada sola en una fiesta, sorbiendo despreocupadamente una copa de vino. Piensas para ti mismo: “parece tan tranquila y segura de sí misma”. Pero si pudieras leer a través de su mente transparente, verías un montón de nubes de pensamientos y te sorprendería que estuviera pensando “¿la gente está hablando de por qué estoy sentada aquí sola? ¿Por qué los chicos no me encuentran atractiva? … No me gustan mis tobillos, parecen demasiado delgados… Ojalá fuera tan inteligente como mi mejor amiga”.

Miramos a un joven empresario y decimos “Wooh… ¿qué más podría pedir?”. Se mira al espejo y murmura para sí mismo: “Odio mis ojos grandes… Me pregunto por qué mis amigos no me hablan… Espero que mamá y papá sigan arreglando las cosas”.

¿No es curioso? Miramos a otras personas, las envidiamos por tener un aspecto tan escandalosamente perfecto y deseamos poder cambiarnos con ellas, mientras que ellas nos miran y piensan lo mismo. Nos sentimos inseguros de otras personas que a su vez se sienten inseguras de nosotros. Sufrimos de baja autoestima, falta de confianza en nosotros mismos y perdemos la esperanza en la superación personal porque nos envuelve una silenciosa desesperación.

A veces, te das cuenta de que tienes un hábito irritante como morderte las uñas de los dedos, tener la boca sucia, y tú -de entre todos- eres el último en enterarte.

Tengo una amiga que nunca se cansa de hablar. Y en la mayoría de las conversaciones, es la única que parece estar interesada en las cosas que tiene que decir. Así que todos los demás amigos tienden a evitar los círculos cada vez que ella está cerca, y no se da cuenta de lo mal que se ha vuelto socialmente, afectando poco a poco a las personas de su entorno.

Una de las claves de la superación personal es ESCUCHAR y HABLAR con un amigo de confianza. Encuentra a alguien con quien te sientas cómodo abriéndote incluso con los temas más suaves que quieras discutir. Hazle preguntas como “¿crees que soy maleducada?”, “¿siempre parezco tan discutidora?”, “¿hablo demasiado alto?”, “¿me huele el aliento?”, “¿te aburro alguna vez cuando estamos juntos?”. De este modo, la otra persona sabrá obviamente que estás interesado en el proceso de mejora personal. Préstale tus oídos para los comentarios y las críticas y no le des respuestas como “¡No exageres! Así soy yo”. Abre también tu mente y tu corazón. Y a cambio, puedes ayudar a tu amiga con críticas constructivas que también la ayuden a mejorar.

Una de las canciones de Whitney Houston dice: “Aprender a quererse a uno mismo es el mayor amor de todos”. Es cierto. Para poder amar a los demás, debes amarte a ti mismo también. Recuerda que no puedes dar lo que no tienes.

Antes de decirles a otras personas algunas formas de mejorar, hazles ver que tú mismo eres una representación y un producto de la autosuperación. La superación personal nos hace mejores personas, luego inspiramos a otras personas, y entonces el resto del mundo nos seguirá.

Dejad de pensar en vosotros mismos como seres de segunda categoría. Olviden el pensamiento repetitivo de “Si sólo fuera más rico… si sólo fuera más delgado” y así sucesivamente. Aceptar tu verdadero yo es el primer paso para la superación personal. Tenemos que dejar de compararnos con los demás sólo para descubrir al final que tenemos 10 razones más para envidiarlos.

Todos tenemos nuestras inseguridades. Nadie es perfecto. Siempre deseamos tener mejores cosas, mejores rasgos, mejores partes del cuerpo, etc. Pero la vida no tiene por qué ser perfecta para que las personas sean felices consigo mismas. La superación personal y el quererse a uno mismo no es una cuestión de gritar al mundo entero que eres perfecto y que eres el mejor. Es la virtud de la aceptación y la satisfacción. Cuando empezamos a mejorarnos a nosotros mismos, empezamos a sentirnos satisfechos y felices.

 

 

Deja un comentario