Un buen líder conoce los colores del equipo

El liderazgo puede ser una tarea muy difícil. Como líderes, no siempre podemos elegir quién está en nuestro equipo. De hecho, muy a menudo un líder hereda un equipo en el que la mayoría de los miembros llevan mucho más tiempo que el líder, e incluso pueden saber más sobre el trabajo que éste. Cualquiera que sea la situación, una de las responsabilidades de un líder es motivar al equipo para que todos trabajen juntos hacia el objetivo común. Esto puede ser un reto desalentador. A menudo, el equipo está compuesto por miembros muy diversos, cada uno con sus propias fortalezas, debilidades y estilos de trabajo. La dinámica del equipo también suele complicarse con desacuerdos internos y conflictos personales. El líder no sólo tiene que trabajar con este grupo de personas, sino que también tiene que lograr los resultados que esperan sus superiores.

Los líderes pueden beneficiarse enormemente si son capaces de identificar los tipos de características de personalidad de los miembros del equipo. Al comprender los tipos básicos de personalidad, el líder puede utilizar los puntos fuertes individuales de los miembros para el bien del equipo, así como asignar tareas en las que los miembros individuales del equipo destacan de forma natural. Un líder también puede aprender a comunicarse de forma motivadora, teniendo en cuenta las necesidades, los valores y las preferencias de trabajo de los distintos miembros del equipo.

Un buen líder obtendrá los mejores resultados si trabaja y utiliza los puntos fuertes y las características del estilo de trabajo de las personalidades del equipo. Posicionando correctamente los puntos fuertes de cada miembro y compensando los puntos débiles, el líder puede llevar al equipo a un equilibrio y armonía productivos.

Un breve resumen de los diferentes valores y estilos de trabajo de los cuatro tipos principales de personalidad demuestra la importancia de que este conocimiento forme parte de la caja de herramientas del liderazgo exitoso. Los cuatro tipos de personalidad se describirán utilizando los colores Oro, Azul, Verde y Naranja.

El empleado fuerte de color oro se toma el trabajo y la responsabilidad muy en serio. Las personalidades doradas quieren contribuir, formar parte del equipo y tener éxito y ser productivas. Responden bien al reconocimiento, las recompensas y los incentivos. Sin embargo, los miembros del equipo Oro necesitan responsabilidades y estructuras bien definidas, expectativas y plazos firmes, así como que la autoridad les asegure que van por el buen camino.

La fuerte personalidad Azul necesita un ambiente abierto y social para poder trabajar bien. Las relaciones son muy importantes para ellos, y necesitan la libertad de poder cultivar las relaciones con los compañeros de trabajo, los clientes y los empleadores. El conflicto y la competencia intensa son dolorosos para un Azul fuerte, pero prosperarán en un ambiente positivo, creativo y orientado al servicio.

Una fuerte personalidad Verde destaca más por su experiencia que por su don de gentes. Son excelentes trabajando con hechos, datos, investigación y proyectos analíticos. Los Verdes brillan por su capacidad para diseñar, comprender sistemas complejos y estrategias. Los hechos son de suma importancia para los Verdes, pero tienen una debilidad por el seguimiento de la rutina y son algo insensibles en las interacciones sociales.

Los miembros del equipo naranja destacan por su energía, habilidad y creatividad. Un factor clave para un Naranja es la libertad para poder utilizar sus habilidades y capacidades. Si hay demasiada estructura, o su jefe es muy autoritario, la personalidad naranja se siente bloqueada y no funciona bien. A las personalidades naranjas les gusta la gente y trabajan bien en un espíritu de equipo, competencia y camaradería. Sin embargo, están orientadas a la acción y se impacientan con las conversaciones prolongadas y las tareas administrativas detalladas.

Un líder, al conocer los colores de su equipo, puede utilizar este conocimiento para mezclar a los miembros del equipo en una imagen unificada y bien coordinada preparada para el éxito. Facilitando que cada miembro del equipo funcione en sus áreas de fuerza natural y motivándolos mediante una comunicación que inspire la armonía y el trabajo en equipo, el líder está en camino de lograr resultados extraordinarios.

Deja un comentario